¿Por qué no me llega el correo?

Vamos a ver los diez motivos más habituales y cómo se solucionan:

1. No hay conexión a Internet

Sin conexión es difícil que te llegue correo. Outlook y Thunderbird mostrarán errores genéricos (fallo al comprobar el correo entrante) y el correo web dejará de responder o se cargará en blanco

.19-10-2011-17-45-15

Los motivos por los cuales la conexión puede fallar son tantos que merecerían un artículo aparte, pero, por si las moscas, prueba uno de los siguientes remedios:

  • Usa el Asistente para solucionar problemas de red de Windows
  • Reinicia el router y comprueba cables o la intensidad de la conexión Wi-Fi
  • Si tu PC acaba de pasar por una infección de virus, repara la conexión

2. El correo está mal configurado

Si no recibes el correo en Outlook, Thunderbird u otros programas, puede que la configuración que insertaste sea incorrecta o la hayan modificado. Busca los datos de configuración de correo entrante (POP o IMAP) de tu proveedor de correo electrónico.

19-10-2011-17-47-00-600x341

3. Marcaste al remitente como spam por error

Puede pasar que, sin querer, marques un correo perfectamente válido como spam; eso hace que los siguientes mensajes del remitente vayan directos a la bandeja de correo no deseado.

19-10-2011-17-49-08

Comprueba la bandeja de spam y marca el mail como válido.

19-10-2011-17-52-15

4. Bajaste el correo en otro ordenador

Uno de los inconvenientes de usar programas de correo frente al correo web es que el correo, en ocasiones, se baja definitivamente al disco duro, desapareciendo del servidor para siempre.

En las propiedades de tu cuenta de correo de Outlook y Thunderbird, puedes pedir que el correo se deje en el servidor. Si usas IMAP, no te preocupes: siempre quedará una copia.

19-10-2011-17-54-56

5. Pasaste mal tu dirección de correo (o la escribieron mal)

Ah, las direcciones de correo, esos galimatías difíciles de dictar por teléfono. Que si guión bajo, que si puntos, que si guión alto, la arroba o el puntocom… Al final, es inevitable cometer un error.

19-10-2011-17-56-38-600x81

Llama a la persona de la cual esperabas un correo (o envíale uno) para preguntarle si escribió correctamente tu dirección. Si ha recibido un correo devuelto, ¡bingo!, significa que la dirección era incorrecta.

6. Un alias de correo ha caducado

A veces, por motivos de practicidad o seguridad, damos de alta redirecciones de correo o alias, esto es, direcciones falsas que reenvían los mensajes al buzón auténtico. Si estos alias caducan o se eliminan, los correos jamás llegarán a destinación. Si no recuerdas haber creado uno, consúltalo con la empresa donde trabajas.

7. Se lo comió el antivirus (o el programa de correo)

Si el correo que ibas a recibir salió de un ordenador infectado por virus, lo más probable es que el servidor o tu programa de correo detengan el mensaje sospechoso o lo etiqueten como infectado. Recomienda al remitente un buen antivirus.

19-10-2011-17-58-21

Por otro lado, hay extensiones de archivo que suelen rechazarse a la hora de enviar adjuntos. Casi ningún servicio de correo, por ejemplo, permite adjuntar ejecutables (EXE, PIF, COM) o archivos potencialmente dañinos (como los REG). Para permitir su descarga, prueba Attachment Options.

8. Hay un filtro de correo que interfiere

Los filtros avanzados (o reglas) clasifican el correo por ti. Así, por ejemplo, los mails de ese amigo tan pesado irán todos a la bandeja “Pesados” sin que los veas en la de entrada. Pero ¿qué pasa si olvidas que la regla estaba ahí? Si usas filtros, una búsqueda en todo el correo o la revisión de las reglas activas te quitará de dudas.

9. Entrega retrasada (¿has enviado un archivo grande?)

A pesar de viajar a la velocidad de la luz, el correo electrónico no se entrega al instante. Primero se almacena en un servidor, donde pasa a una cola de entrega y análisis de spam y virus. Pasado el control, está listo para ser bajado.

Si la otra persona ha enviado un archivo adjunto muy grande (o demasiado grande), es probable que, además de una demora en la entrega, el servidor que lo reciba prefiera devolver el mensaje. ¿Es ese el caso? Entonces pide al remitente que use una página de hospedaje de archivos o el excelente programa DropBox.

10. ¡No has refrescado la Bandeja de entrada!

¿Le has dado a “Enviar y recibir”? ¿Has refrescado GMail o Hotmail? El correo suele aparecer por su cuenta, pero esto no siempre es así, especialmente si tu conexión es lenta o irregular. Dale al F5 o F9 (outlook) para ver si ha llegado algo nuevo.

Si ninguno de estos motivos se aplica a tu situación, puede que haya un problema con tu servidor de correo. ¿Está demasiado lleno? ¿Hay un problema con tu proveedor de servicios? Contacta con su soporte técnico para saber qué está pasando.

 

You may also like...