¿Por qué me llega Spam desde mi propia dirección de correo electrónico?

¿Recibes spam desde tu propia cuenta? Si nunca os ha pasado podréis pensar que es cosa de locos, porque ¿qué sentido tiene enviar correo basura a uno mismo? Pues creedme que es más habitual de lo que parece. No el enviarlo, pero sí el recibirlo.

A mí me ha pasado con frecuencia que en alguna de mis cuentas he recibido correo basura que viene con el remite de mi propia cuenta. Por más que miro en la bandeja de enviados, no veo que yo haya enviado ningún correo con ese contenido a mí mismo. ¿Qué es lo que ha pasado? Os lo explico por partes.

por-que-me-llega-spam-desde-mi-propia-direccion-de-correo-electronico

¿Dónde consiguen mi dirección de correo electrónico?

Los spammers, es decir, las personas o grupos que se dedican a enviar masivamente correos no deseados, obtienen las direcciones de correo a través de numerosas fuentes. Fundamentalmente a través de estos caminos:

  • A través de hoaxes o bulos que difunden a través de correo. Por eso siempre se aconseja que cuando se recibe uno de estos correos –generalmente con noticias sensacionalistas– nunca se reenvíe a los propios contactos, y mucho menos, si se hace, con las direcciones visibles de los correos a los que fue reenviado antes. Este tipo de correos suelen acabar en manos de los spammers que recopilan todas esas direcciones tan útiles para ellos luego enviar correo basura.
  • Con aplicaciones virales en las redes sociales. Se trata de vídeos que incitan a la curiosidad, falsos concursos y similares. Al intentar ver el contenido o intentar participar en el concurso en cuestión, estamos dando permiso a esa aplicación para acceder a nuestra dirección de correo electrónico.
  • Rastreando foros, perfiles de redes sociales, buscadores… Nuestros correos electrónicos figuran en muchos más sitios que los que pensamos. Naturalmente esto no lo hace una persona manualmente, sino que tienen software que recorre la red buscando todo lo que se parezca a una dirección de correo electrónico.
  • Publicando aplicaciones para móviles que prometen grandes utilidades, pero que para instalarse advierten de que necesitan acceder a cosas tales como las direcciones de vuestra agenda, o sea, los correos electrónicos de vuestros contactos.
  • Creando páginas de concursos donde para participar os exigen que introduzcáis vuestro correo electrónico. En ocasiones ni siquiera existe tal concurso y es sólo una estratagema para conseguir direcciones de correo. Así que procurad no participar alegremente en tales concursos si no tenéis la seguridad de que son fiables.

¿Por qué el correo basura llega con el remite de mi propia dirección de correo?

Ahora que ya sabéis cómo consiguen los spammers vuestra dirección de correo electrónico, se pueden comenzar a aclarar muchas cosas.

Generalmente el correo basura que recibimos tiene como remite direcciones desconocidas. Esto hace que la mayoría de las veces ni siquiera lo abramos y lo enviemos directamente a la papelera. Pero si el correo viene como procedente de nosotros mismos hay más probabilidades de que lo abramos. Eso es lo que saben los spammers y de eso se aprovechan.

¿Acceden a nuestra cuenta de correo para enviar el spam? Pues normalmente no. Lo que hacen es falsificar el remitente, mediante lo conocido como Mail Spoofing, es decir, la suplantación de la identidad del remitente. Hay muchas herramientas para hacer eso, y os puedo asegurar de que no son nada difíciles de conseguir y cualquier usuario “de a pie” podría hacerlo. De esa manera se logra hacer creer que el remitente del spam es uno mismo cuando en realidad proviene de otra dirección.

¿Cómo solucionar el aparente “autoenvío” de spam?

Para solucionar este problema se recomiendan sobre todo medidas preventivas. La fundamental es cuidar la dirección de correo electrónico. Como norma:

  • Si tenemos que publicar nuestra dirección de correo electrónico en algún foro o algún sitio de Internet, hacerlo enmascarándola. Lo más sencillo es colocar un espacio en blanco en el medio: sujeto @pepete.com. Es decir, un espacio entre “sujeto” y la arroba. De esta manera el software que rastrea la red buscando direcciones de correo electrónico no la reconocerá como tal.
  • No propagar cadenas ni a través de correo electrónico ni a través de las redes sociales.
  • No instalar aplicaciones en el móvil sin leer los permisos que les concedemos. Hay algunos que son lógicos (una aplicación de mapas que os pida acceder a vuetra localización, por ejemplo) pero otras absurdas y que dan que pensar (una aplicación de linterna que os pida acceder a vuestra agenda de contactos, como ya ha sucedido).
  • Crear y emplear una cuenta de correo electrónico sólo para usar en registros de páginas dudosas, para concursos, foros, etc. De esta manera tendremos a salvo la dirección de correo principal que usamos para familia, amigos, trabajo…

¿Y si nuestros contactos reciben spam remitido con nuestra dirección de correo electrónico?

Si esto ocurre, pueden haber pasado dos cosas. La primera es lo que os contamos antes. En ese caso, les podéis decir a vuestros contactos que no duden en tratar ese correo como cualquier otro spam, enviándolo a la carpeta de spam. La duda es si cuando les enviemos un mensaje auténticamente nuestro, ¿su correo lo va a tratar como spam por haberlo clasificado así? Pues no, porque los servidores de correo detectan cuál es el origen real del mensaje y sabrá si es vuestro de verdad o no.

La otra cosa que puede suceder es que vuestra cuenta esté realmente hackeada, es decir, que hayan descubierto vuestras claves (porque habéis dejado vuestra cuenta abierta en un equipo público, o porque tengáis un virus en vuestro ordenador que os las robe, o por haber caído en la trampa del phishing…) y realmente estén enviando spamdesde vuestra cuenta. En ese caso, lo normal es que lo detectéis, mirando vuestra bandeja de correo de salida. Si se da esta situación se recomienda cambiar inmediatamente vuestra contraseña del correo y pasar algún antivirus en vuestro equipo.

Resumiendo: no os alarméis en exceso si recibís spam de vuestra propia cuenta. Lo más seguro es que no seáis vosotros el remitente. Pero para evitar éste y otros problemas, cuidad mucho vuestra dirección de correo electrónico, y lo mismo que no andáis publicando la dirección de vuestro domicilio por todas partes, tampoco debéis hacerlo con vuestro correo electrónico. Y lo mismo que a veces se recurre a usar un apartado de correos para proteger vuestra dirección física real, igual debéis hacer con vuestra cuenta de correo electrónico, creando una diferente, o varias, para usar en actividades en la Red que no merezcan tanta confianza. Os evitaréis molestias.

Fuente: www.menoresenred.com

You may also like...